Permitidme que os de la bienvenida al alma de la Hermandad del Nazareno, donde podéis conocer un poco más acerca de nosotros y lo que hacemos día a día.

Tengo en honor de presidir a una entidad que nació hace más de 450 años en el seno de la Iglesia Católica, para dar culto a Dios y a la Santísima Virgen y la ayuda a los más necesitados, en ejercicio de la caridad cristiana. Desde entonces el devenir de su historia en paralelo a la de esta ciudad hasta nuestros días.

Todos y cada uno de los hermanos de la Hermandad del Nazareno contamos con un don preciado que nos caracteriza: el profundo amor y devoción a la Virgen, a través de la bellísima Imagen de María Santísima de los Dolores, y el consuelo siempre cierto de la misericordia y entrega de Jesucristo que quedó reflejada en la Imagen de Nuestro Padre Jesús Nazareno.

Extender esta devoción es algo que mana espontáneamente del alma de cualquiera de los hermanos del Nazareno. Sabemos que este amor nos salvará y que es el mejor remedio para cambiar la sociedad actual. El mejor consejo que te puedo dar es que pongas tu familia, tu trabajo, tus problemas, en las manos del Nazareno, y sigas lo que te diga en el corazón.

Te esperamos en la Capilla de la Basílica de los Milagros y en la casa de Hermandad. La casa de la hermandad del Nazareno es una casa abierta y llena de felicidad para todos.