La Fervorosa, Ilustre y Antigua Hermandad y Cofradía de nazarenos de Ánimas de San Nicolas de Tolentino, Nuestro Padre Jesus Nazareno, María Santísima de los Dolores, San Juan Evangelista, Orden Tercera de Servitas y Santa Cruz en Jerusalen es una asociación pública de fieles cristianos, mediante la cual, se busca promover el culto público a Dios Nuestro Señor, a la Santísima Virgen, a los Santos y Beatos, y en sufragio de los fieles difuntos. Queda constituida en persona jurídica publica eclesiástica en virtud del mismo decreto por el que el Obispo diocesano le erige, y recibe así la misión en la medida en que la necesite para los fines que se propone alcanzar en nombre de la iglesia y que se le confía mirando al bien público.

Esta Hermandad y Cofradía posee el reconocimiento civil de su personalidad jurídica mediante su inscripción en el Registro de Entidades Religiosas del Ministerio de Justicia en el que consta con el numero 4057 de la Sección Especial, Grupo “C” (nº, 4057-SE/C) de fecha 18 de noviembre de 1996. Deberá así mismo inscribirse en aquel que, en lo sucesivo, pudieran disponer las leyes concordadas.

El fin principal y específico de esta Hermandad y Cofradía de nazarenos de Animas de San Nicolás de Tolentino, Nuestro Padre Jesús Nazareno, María Santísima de los Dolores, San Juan Evangelista, Orden Tercera de Servitas y Santa Cruz en Jerusalén es la promoción del culto público, que es el “que se tributa cuando se ofrece en nombre de la iglesia por las personas legítimamente designadas y mediante actos aprobados por la
autoridad de la Iglesia”.

Sus fines específicos son:

  • Buscar la Gloria de Dios fomentando la entrega y la expresión de fe de todos sus Hermanos para alcanzar una vida cristiana más perfecta, que promueva el culto publico y solemne a nuestros sagrados titulares.
  • Confesar la fe católica, acogiendo y proclamando la verdad sobre Jesucristo, sobre la comunidad eclesial y sobre el hombre, en orden a la revelación divina recogida en la Sagrada Escritura, transmitida por la Tradición cristiana a lo largo de los siglos e interpretada auténticamente por el Magisterio de la Iglesia, los cuales contribuyen eficazmente a la salvación de las almas (DV 10).
  • Testimoniar una comunión firme y convencida en filial relación con el Papa, centro perpetuo y visible de unidad de la Iglesia Universal y con el Obispo, principio y fundamento visible de unidad con la Iglesia Particular, expresada en una leal disposición para acoger sus enseñanzas doctrinales y sus orientaciones pastorales.
  • Promover el compromiso de participación de sus hermanos en el fin apostólico de la Iglesia que es la evangelización y santificación de los hombres y su formación cristiana.
  • Practicar la caridad entre los Hermanos y auxiliar a los pobres en sus necesidades, de acuerdo con las orientaciones de la Iglesia Diocesana. Para dicho fin se crea la Comisión Permanente de Caridad, cuya función consistirá en encauzar la labor social de la Hermandad y atender las necesidades humanas tanto de sus hermanos como de los menesterosos, que tendrá una regulación especifica contenida en el Titulo III del Reglamento interno de desarrollo de los Estatutos (Bolsa de Caridad).
  • Comprometerse con nuestra sociedad, según la doctrina social de la Iglesia, siempre al servicio de la dignidad del hombre, alentando la solidaridad con el fin de crear una sociedad más justa y fraterna.

Por su origen histórico y en virtud del Patronato de las Galeras reales que sobre el gremio de los marineros ejerce nuestro Ilustre Titular Nuestro Padre Jesús Nazareno, esta corporación se considera vinculada fraternalmente a dicho gremio.